miércoles, 28 de octubre de 2015

¿Por qué da tanto miedo tomar Ayahuasca?




Imagen extraída de www.sorayapsicologa.es

¿Por qué da tanto miedo tomar Ayahuasca?
Libro: La Desaparición del Universo.

Pursah: (…) Nunca olvides que tu miedo a perder tu identidad individual producirá resistencias, y a veces una resistencia seria, a la práctica del perdón. A veces hará que ni siquiera quieras mirar al ego, bien en el mundo o en ti mismo. Secretamente tienes miedo de lo que hay en tu inconsciente. Por eso tienes que vigilar. Debajo de la superficie de tu mente hay odio, pero puede ser liberado siendo consciente de él cuando surge, y después tomando la mano del Espíritu Santo en lugar de la del ego. 
Arten: (…) El Curso De Milagros quiere ayudar a la gente a darse cuenta de lo que tienen en su inconsciente para que puedan librarse de ello. La mayoría de la gente, especialmente la gente agradable y espiritual, desconoce el sistema de pensamiento asesino que dirige el universo, o el odio que reside debajo de la superficie de su mente. Muchos tampoco quieren saberlo. La mayoría de la gente sólo quiere que todo salga a pedir de boca. No se les puede culpar por querer la paz, pero la verdadera paz se encuentra eliminando el ego, no encubriéndolo.
Pursah: Por eso deberías recordar la motivación de paz y alegría en esta vida. ¿No es eso mejor que sufrir? Es posible que la gente piense: “No estoy sufriendo” o “no me siento culpable”. Sin embargo, eso está ahí, en la mente, esperando la oportunidad de salir a escena. ¿Por qué esperar lo inevitable cuando puedes hacer algo al respecto?
Arten: A veces las motivaciones que tengas para alcanzar la paz y la alegría durante tu vida temporal no parecerán suficiente. Lo que va a ocurrir es que cuando trates de perdonar, a veces podrás hacerlo. Sin embargo, si realmente te esfuerzas por hacer Un Curso De Milagros, te encontraras frecuentemente con un montón de cosas que no querrás perdonar o a las que no querrás renunciar. Así es como se muestran tu resistencia y tu odio oculto e inconsciente. Esas son las cosas que no quieres mirar y que vas a tener que mirar. Es posible entender de qué están hechas estas cosas comprendiendo el sistema de pensamiento del ego y su plan de ataque.
Gary: Deduzco que las cosas que no quiera perdonar, y ni siquiera mirar de cerca, son los pecados secretos y odios ocultos de los que habla el curso, que son un símbolo de cómo me odio a mí mismo, solo que los he proyectado para que parezcan estar fuera de mi…


Y la Ayahuasca te hará mirar ahí mismo, en el inconsciente, y pondrá a la luz todo esto que hay en tu interior que no quieres ver o reconocer, por eso da miedo tomar. Pero yo te pregunto, ¿no crees que en algún momento habrá que afrontar y perdonar y estar en paz?.
El perdón rompe las cadenas y te hace libre, pero libre de verdad y ser libre da miedo. La ayahuasca te muestra las cadenas que llevas que tú sólo te las pusiste y el perdón de Un Curso De Milagros te libera de ellas. 

Haz algo ahora que puedes.


miércoles, 14 de octubre de 2015

"La Ayahuasca y el Perdón" presentación en Wayco (Valencia)




Presentación del libro "La Ayahuasca y el Perdón".
Autor: Julio Martín Segura.





Día: 29 de Octubre.
Hora: 19:30.
Lugar: Wayco, calle Gobernador viejo, 20, Valencia. www.wayco.es  



Una persona a la deriva, un viaje iniciatico, un encuentro inesperado consigo mismo. Una experiencia con la Ayahuasca que cambió su vida, a través de la sanación de heridas del pasado. Un Curso De Milagros le dió la comprensión total de quien era. La unión de mente y corazón al servicio del espíritu. Este libro nace del profundo agradecimiento que el autor tiene a Un Curso De Milagros y a la Ayahuasca por haberle dado sentido a la vida, así como de la necesidad de compartir con los demás la existencia de estos dos hermosos caminos que está transitando como uno. La Ayahuasca y el Perdón te muestra un camino de regreso a tu verdadero hogar, a estar en paz y ser feliz.

Editorial: El Despertar Vital Ediciones. 
www.eldespertarvital.com

lunes, 12 de octubre de 2015

Ayahuasca, Peyote y San Pedro ¿Plantas Sagradas o medicina?


Desde tiempos remotos, la Madre Tierra ha puesto a disposición del ser humano una serie de plantas conocidas como “Plantas Sagradas”, porque, entre otras cualidades, estas plantas tienen la capacidad de conectar al ser humano con lo sagrado que hay dentro y fuera de él. Estas plantas han sido utilizadas desde hace miles de años por muchas tradiciones y pueblos de prácticamente todo el planeta para entrar en contacto con lo invisible, acceder a un conocimiento más allá de lo accesible en el mundo ordinario y para comunicarse con otros planos de existencia (entre otras posibilidades). También se les conoce como “Plantas Maestras” por su capacidad para enseñarnos cuestiones relacionadas con nuestro mundo, ya sea interno o externo, y abrirnos al conocimiento; y como “Plantas de Poder”, por la facilidad que tienen de incrementar o despertar ciertas capacidades perceptivas, sensitivas y mentales, inherentes al ser humano, que permanecen dormidas o aletargadas.

Se han descubierto unas doscientas plantas de este tipo en el mundo. En mi caso, he tenido la fortuna de conocer tres de ellas: la ayahuasca, el peyote  y el San Pedro. Pero, personalmente, la acepción que más me gusta de las que las definen y la que, según mi opinión, las hace más valiosas, es la de “medicina”, pues esas plantas son auténticas medicinas para el alma, ya que te permiten “ver” las cargas que llevas, cargas que pasan desapercibidas en estados ordinarios de conciencia; te enseñan traumas existentes en tu ser pendientes de liberar y de perdonar; te muestran resentimientos, rencores, odios y todo tipo de temores que se hayan ocultado en tu corazón, para que, con su ayuda, te puedas liberar y así poder estar en paz. 



Para mí, el uso de estas plantas no tiene sentido si no aportan paz a tu vida. A pesar de que las otras posibilidades y acepciones sean muy espectaculares, ¿de qué sirven los fuegos artificiales si no puedo disfrutar de ellos en paz y serenidad? Estas medicinas, usándolas de manera responsable, logran que entiendas tu corazón, le dan sentido a la vida, dirección a tu vida. Estas plantas son todo eso y mucho más. Para mí, el uso del “perdón” como complemento de trabajo con estas plantas, es lo que marca la diferencia para que sea una experiencia más o menos interesante (y no se quede en un mero entretenimiento) que se convierta en un proceso terapéutico, sanador y liberador realmente profundo. Y es el perdón, en sí, la verdadera medicina que permite la transformación de la persona que la toma. Estas plantas son una grandísima herramienta que te permite ver aquellos aspectos de tu vida que requieren ser perdonados. Al final, lo cierto es que eres tú el que haces posible todo esto. Realmente, el poder está en ti, en tu voluntad de estar en paz, de vivir de otra manera, de recordar quién eres; el verdadero poder está en tu intención, en tu elección, en tu determinación, en el uso que haces de estas bellísimas plantas.

En los últimos años también he descubierto que hay diferentes tipos de perdón y, tras su práctica, de todos ellos, elijo el perdón según Un Curso De Milagros.

martes, 6 de octubre de 2015

La ayahuasca es impredecible. Factores que influyen en la experiencia.


      Imagen extraida: http://elrincondelalma.com

El uso de la Ayahuasca, en particular, y de las plantas maestras, en general, es, al menos para mí, un auténtico misterio. Obviamente es un misterio, todo lo que aportan, todo lo que hacen y cómo sucede la simbiosis y la fusión entre el espíritu de la planta y el de la persona que la toma, pero en este caso me refería a algo un poco más trivial, como es el hecho de que un día tomas una dosis de medicina, sea la que sea, y tienes unas vivencias, una experiencia que es imposible describir con palabras, de gran intensidad y color, y de repente otro día tomas el doble o el triple de esa misma medicina y como si nada, como si estuvieras sentado en una terraza viendo la gente pasar. Para mí, hay diferentes factores que influyen en la experiencia que resulta de la toma de la medicina que sea, una de ellas, obviamente, es la sensibilidad de la persona que toma, el grado de limpieza físico-emocional y mental con el que llega la persona, la concentración de la medicina, las resistencias de la persona a ver lo que se encuentra oculto en su interior, la energía del grupo y del que facilita la ceremonia...,  estos son los factores más “visibles o valorables” que se me ocurren en este momento, de los cuales en un futuro hablaremos. El tema para mí hoy, al menos,  es que teniendo claro la influencia de estas variables, tengo la sensación, cada día más, de que hay otras variables no tan concretas ni tan visibles que influyen tanto igual o más en el resultado de la experiencia que éstas que anteriormente hemos mencionado, y estas otras variables siento que tienen que ver, por un lado, con la humildad, con la paciencia, con el respeto propio del proceso de cada uno. Muchas veces veo a gente, empezando por mí mismo, que toma Ayahuasca, San Pedro o Peyote repetidas veces como en un intento de resolver algo rápidamente,  ya que hay algo que está, de alguna manera, perturbando a esa persona, consciente o inconscientemente, ya sea a un nivel más grande o pequeño, pero impidiéndole estar en paz; y como se quiere resolver ese tema, pues toma varias veces con necesidad de resolver, resolver y resolver. Voy viendo cada día con más claridad, que hay veces que no es cuestión de que uno tome más, es simple y llanamente una cuestión de paciencia, de tiempo y de respetar los procesos naturales de las cosas. Es algo así como cuando una fruta está madura cae del árbol por sí sola. La fruta verde en el árbol no se empieza a mover y a tambalearse y a dar vueltas y a tomar ayahuasca para ver si cae antes de tiempo porque tiene ganas de caer, no, la fruta cuando está madura simplemente cae y ya está. Es un tema de tiempo, de respeto de procesos, de paciencia y humildad. Otro ejemplo: cuando una mujer se queda embarazada,  el período de gestación hasta el nacimiento del bebé es de nueve meses, más o menos, todo lo que sea mucho antes o mucho después de alguna manera entraña peligro, cuidado son nueve meses el tiempo ya está. Entonces voy viendo en mi propia experiencia y en la de otros cómo sucede que queremos tomar y tomar y tomar para resolver algo y muy sabiamente la medicina, aunque te tomes más de lo habitual, ese día no te hace nada y aparte de que las expectativas y las experiencias pasadas suelen ser un condicionamiento y una característica que invita a la “decepción” en la toma, por llamarlo de alguna manera, porque la medicina, en su grandísima sabiduría, ese día aparentemente no te hace nada y digo aparentemente porque SIEMPRE trabaja, lo que pasa es que hay muchas maneras de trabajar, por eso su efecto es impredecible, y te está diciendo a su maner: "No más, no es momento". Además muchas veces los mensajes llegan de una forma más sutil y no tan fuertes, pero como estamos acostumbrados a experimentar visiones con gran intensidad esperamos que siempre sea así y en muchas ocasiones no lo es. Con esto quiero deciros, más bien quiero recordarme a mí mismo que estas plantas, en su gran sabiduría, saben siempre lo que hacen y lo que tienen que hacer en cada momento adecuado y que para tomarlas hace falta humildad, paciencia y confianza en que todo lo que te muestran tiene su razón de ser, aunque a ti te gustara que fuese de otra manera. Por suerte, siempre llevo conmigo "Un curso de milagros" y "El perdón", con lo cual, cuando me veo en esas situaciones de frustración, insatisfacción e incomprensión, me apoyo en el curso y el perdón durante la ceremonia, me suelen aportar una comprensión mayor de lo que está sucediendo y me deja en un estado de bastante paz y serenidad.
Sé paciente contigo mismo. Respeta tus tiempos. Aunque eso, al menos para mí, es bastante difícil. Un abrazo. El Despertar es Vital.